La naturaleza, fuente de inspiración

La naturaleza es una fuente de inspiración para niños y adultos.

No solo nos inspira, sino que nos puede aportar muchos otros beneficios.

A veces buscamos inspiración de muchas maneras y nos olvidamos de lo que siempre funciona y tenemos más a mano: la propia naturaleza.

Un contacto directo y habitual con la naturaleza nos proporcionará estabilidad, equilibrio y un estado mental sano.

Es así de sencillo. Respirar aire fresco de una manera constante hará que tengamos más ganas de vivir la vida.

La naturaleza es también el medio ideal para que nuestros pequeños puedan ser niños. En ella pueden aprender lo básico y esencial para sobrevivir y evolucionar como seres humanos.

Beneficios de la naturaleza en nuestros hijos

Además de fomentar la atención y reducir la agresividad, la naturaleza proporciona a los más pequeños el entorno ideal para llevar a cabo sus juegos más intrépidos.

Y otra ventaja adicional es que, cuando están en plena naturaleza, no necesitan más juguetes. Ellos mismos son los instrumentos necesarios para jugar.

A los niños les encanta saltar, tocar, experimentar, oler, ver, probar, jugar y un montón de cosas más.

Todas estas cosas pueden llevarlas a cabo en la naturaleza. Por eso es de vital necesidad que los pequeños estén en contacto directo con la naturaleza de forma constante.

Y para nosotros mismos también es una experiencia gratificante estar rodeado de naturaleza viva durante cierto tiempo cada día.

Nos sentimos más vitales, y menos irritables.

Pasar a diario un rato en plena naturaleza con nuestros hijos es uno de los mejores regalos que nos podemos hacer.

Es cierto que hoy en día disponemos de la tecnología para acercar la naturaleza a la comodidad de nuestro hogar.

Pero por mucho que podamos enseñarles una flor por internet, no podremos olerla, ni tocarla, ni ver el paisaje donde vive, con todos los olores y colores que la rodean al natural.

Además de sentir el viento acariciando nuestras mejillas, o el calor del sol en nuestra piel.

Es posible que a ti, como adulto, no te entusiasme demasiado la naturaleza. Pero cuando eres un niño y te privan de ir a mojarte los pies en un río, o de trepar a un árbol, o de jugar con palos y piedras, te están privando de lo más divertido, de la esencia de ser niño.

Te están privando de la base de la infancia.

Muchos padres creen que tienen niños hiperactivos, pero a veces sencillamente tienen niños que desean, que necesitan ser niños y pasar tiempo en la naturaleza o al aire libre.

Sin obligaciones. Sin preocupaciones.

Sencillamente, dejándose llevar por sus ganas de jugar.

Un niño relajándose colgado de la rama de un árbol
Ver como tus niños se relajan en la rama de un árbol, al compás del río, no tiene precio.

Actividades al aire libre en contacto con la naturaleza

A lo mejor de tanto en tanto vas al campo o a la montaña, pero es posible que una vez ahí te aburras o no sepas qué hacer.

Hay muchas actividades para realizar al aire libre. Puedes encontrar actividades ya programadas de antemano como marchas por la montaña (por ejemplo, la marcha nórdica), salidas a caballo, deportes de aventura, etc.

Está bien que encuentres alguna actividad que te guste y que puedas realizar en plena naturaleza.

Pero lo que realmente es interesante es que acerques la naturaleza a tu familia (o tu familia a la naturaleza).

Para esto no necesitas gastar mucho dinero. Tal vez nada.

Solo tienes que conocer un poco el lugar donde vas a ir, y un poco a tu familia, para llamarles la atención sobre todo lo que iréis descubriendo por el camino.

Como siempre, te propongo que hagas de esta actividad algo especial para ti y tu familia.

Pasar tiempo de calidad con ellos te hará sentir mejor, y hará que tu familia sea más feliz.

Y la naturaleza es el entorno ideal para esto.

Niños jugando a hacer la croqueta
¿Quién no ha jugado a hacer la croqueta sobre la hierba fresca?

De manera paulatina, en los próximos artículos te iré proponiendo actividades para acercar la naturaleza a tu familia de una manera divertida e ingeniosa.

En este post te propongo una forma práctica y muy fácil de experimentar los beneficios de un contacto directo con la naturaleza.

Una excursión de hormigas.

¿Qué es una excursión de hormigas?

Es un paseo por cualquier zona verde que haya cerca de tu casa (preferiblemente un campo o una montaña donde haya árboles, subidas y bajadas, un pequeño riachuelo…) para que los niños puedan experimentar.

En esta excursión solo se trata de ir haciendo el camino poco a poco y fijándose en todo lo que haya.

Regálate tiempo para compartir, sin prisa, despacio y con ganas de ver sus caritas de sorpresa por todo lo que descubran.

Haz esta excursión como si tú y tus niños fueseis hormigas. Parando en todos los sitios donde sientan curiosidad. Mirando el suelo para descubrir las pequeñas hormigas que os acompañarán en vuestro camino. Escuchando los cantos de los pájaros. Prestando atención al vuelo de las mariposas. Soplando las “flores de los deseos” que encontréis…

Mirar el cielo azul y el verde de los árboles, fijarse en los pequeños detalles, parar, respirar, pasear y disfrutar sin más: ese es el objetivo de la excursión de hormigas.

Si dominas un poco el tema puedes aprovechar para hablarles a tus niños de los árboles que encontréis, o de los tipos de insectos, o del ciclo del agua, o inventarte un cuento sobre unas hadas que viven en este sitio… o cualquier otra historia.

A ellos les encantará pasar ese rato contigo, sin más.

Todo dependerá de tu imaginación… y de las ganas que le pongas.

También puedes dejar que los pequeños recojan alguna que otra piedra para hacer una colección, o que cojan algunas flores silvestres para ponerlas en agua cuando lleguéis a casa.

O sencillamente pídeles que te hagan un dibujo de lo que más les ha gustado de la excursión.

Esto podrá servirte como excusa para hablar con tus pequeños y así saber lo que les interesa. De esta manera podrás tenerlo en cuenta en la próxima salida.

Paisaje de la naturaleza

Fabricando buenos recuerdos

Esa noche, cuando ya estén en la cama y justo antes de darles el beso para dormir, puedes hablar con tus niños sobre la excursión que habéis hecho juntos. Esto les hará sentirse bien, y podrás disfrutar de unos minutos maravillosos de conexión con tus pequeños.

Repasando cómo fue el día y vuestra excursión de hormigas estaréis fabricando recuerdos de un valor incalculable.

Las anécdotas de la excursión y el recuerdo presente del sol y del viento en vuestra piel os brindará una sensación de confort, y tal vez incluso algunas risas.

Este momento os proporcionará complicidad y un ambiente agradable antes de ir a dormir.

Te recomiendo encarecidamente que pruebes de conectar con la naturaleza y con tu familia simultáneamente.

Ya verás que será una experiencia inolvidable.

Me gustaría mucho que compartas conmigo tu experiencia, y que si tienes alguna sugerencia la dejes en los comentarios.

¡Feliz naturaleza!

 

Si necesitas productos para tus creaciones, hecha un vistazo a la sección de materiales para cartonaje.

Sagra Rodríguez

Mis dos vocaciones son el trabajo con los niños y las manualidades, y disfruto mucho compartiendo mis creaciones de cartón reciclado. Me encantaría que intercambiáramos ideas en las redes sociales.

Latest posts by Sagra Rodríguez (see all)

2 comentarios en “La naturaleza, fuente de inspiración

    • ¡Hola Carlos! Me hace feliz saber que pude transportarte a un mundo lleno de ilusión, fantasía y aire libre. Cuidar, respetar y disfrutar de nuestra madre tierra con nuestros pequeños es el mejor de los regalos de la vida. Gracias por leerme y comentar. ¡Feliz día! 🙂

Deja un comentario